• Raquel Mingo

SI QUIERES SABER DEBES PREGUNTAR (Relato Hot)


La romántica canción sonaba dulce y baja en la distancia, mientras sus dedos trazaban caricias en su trémula piel.

En ese momento era toda fuego y necesidad, puras sensaciones provocadas por alguien que le había susurrado… A petición suya. «Si quieres saber debes preguntar». Y claro que quería.

Podía recordar cada una de sus palabras, aquellas escandalosas palabras…

Un hombre, una mujer, y sus deseos compartidos.

Era apetito voraz, anhelo el uno por el otro, y descarada pasión. Era, por encima de todo, confianza, hambre, y lascivia.

Tuvo que detenerse un instante, cerrar los ojos, e inspirar con fuerza, mientras su propia necesidad gritaba en el silencio de la noche, privándola de sentido por un momento.

Sentía envidia, y era lo bastante noble y sincera como para admitir que de sana no tenía nada. Nunca había vivido algo así, tan… primitivo y excitante. Intenso.

Seguramente se moriría sin sentirlo. Y la envidia se transformó en rabia, y convirtió sus manos en sendos puños de hierro, lamentando la vida que le había quitado tanto.

No pudo evitar aquel gemido, ni tampoco el que le siguió, y cuando el placer la desbordó, obligándola a gritar, fueron sus ojos marrones, junto a su sonrisa perversa, lo último en lo que pudo pensar antes de desintegrarse, consciente de que su placer venía provocado en gran parte por la palabra que no dejaba de resonar en su cabeza.

«Bruja…».




95 vistas
Entradas destacadas