top of page
  • Raquel Mingo

Aperitivo 4 de LAS HIJAS DEL MONSTRUO



—Tengo una crisis existencial —suelta, a bocajarro, haciendo que Clau se atragante con mi exquisito Marqués de Murrieta, reserva del dos mil dieciséis.

—No te rayes —aconsejo—. A nosotras nos da igual que te guste la carne o el pescado. De hecho, este vino marida estupendamente con ambos.

Vale. Estoy un poquito, muy poquito, borracha. Desde que se desencadenaron los acontecimientos hasta que llamé a la caballería, transcurrió más de una hora. Sumémosle otros dos vinitos y ¿qué obtenemos? Una melopea del quince. Matemáticas puras.

—Al final, voy a hacerme lesbiana por presión colectiva.

—Ni caso —tercia Claudia, que ya ha dejado de limpiar sus babas de la mesita. La ha dejado más impoluta que la asistenta—. Aunque, ahora que hablamos de ello, te he pillado varias veces mirándome las tetas.

—Menuda grima. —Ka finge una arcada. No puedo estar más de acuerdo—. Lo que ocurre es que siempre las has tenido muy tiesas y redonditas. Y, después de dos hijos, parecen dos melones maduros. Como gran admiradora del arte que soy, de vez en cuando me recreo con tus lolas —reconoce, sin pudor—. Pero no de un modo sexual. Eres mi hermana. Y no me gustan las mujeres.

—Ni los hombres —murmuro, entre dientes.

—¿Podemos centrarnos en mi crisis?

—Sí, claro. ¿Qué te pasa, cariño? —pregunta Clau, preocupada.

—Para decirlo con suavidad: llevo un tiempo valorando la posibilidad de dejar de diseñar.

—¿Qué? —Nuestra hermana parece escandalizada. Más que si Blanca hubiese confesado que le va el sado o que Móstoles es el centro neurálgico de España.

—Pues, si llegas a decirlo sin suavidad… —me burlo, antes de darle un trago a mi rioja. Tengo que comprobar cuántas botellas me quedan; acaba de convertirse en mi elixir de vida.

Ka me señala y le pregunta a Claudia:

—¿No estaba hecha polvo?

—Hace hora y media, esto parecía la escena más triste de Titanic.

Blanca asiente, como si con ese dato lo entendiera todo.

—¿Cuál de las dos se quedó la tabla?

—Sois gilipollas —respondo.



7 visualizaciones

2 Comments


Chris de Wit Romance
Chris de Wit Romance
May 30

Adoro tu forma de escribir, Raquel Mingo. Una escena brillante!

Like
Raquel Mingo
Raquel Mingo
May 30
Replying to

Muchas gracias. Es un libro muy bonito, a pesar de su dureza. Un beso grande, Chris 😘

Like
Entradas destacadas
Entradas recientes