• Raquel Mingo

PUBLICACIÓN DE NO PIENSO MORIRME SIN CATAR A UN HIGHLANDER, DE RAQUEL MINGO




El 10 de junio salió a la venta mi último libro, NO PIENSO MORIRME SIN CATAR A UN HIGHLANDER, con el que también participo en el Premio Literario de Amazon. Estoy muy contenta con este proyecto, y aunque nunca se me hubiera pasado por la cabeza empezarlo, reconozco que me ha sido muy fácil llevarlo a cabo, porque los personajes tenían vida propia y querían existir a través de mis dedos. Os confesaré un secreto, Natalia y Tica me encantan, pero Pablo es mi gran preferido. Creo que me he enamorado. Estoy metida en un buen lío...

Quiero dar las gracias a María, por darme los primeros consejos sobre la historia (espero que funcionen o me va a oír) y a Iris, por estar a mi lado en cada paso de su construcción (esas risas ya valen un Potosí).

Espero que disfrutéis, amig@s lector@s, porque yo lo he hecho escribiendo cada palabra.

Os dejo la sinopsis, con la ilusión de que llame vuestra atención:



NO PIENSO MORIRME SIN CATAR A UN HIGHLANDER


Tengo veintiséis años, dos empleos, y unas amigas muy locas que me animan a regar la hierbabuena ahora que aún soy joven y atraigo al sexo opuesto. Lo que ellas no entienden es que en mi imaginación (para complicarme más la existencia escribo historias de amor) me veo del brazo de un tiarrón del norte.

Pero no del País Vasco, sino tan de arriba del mapa que ni le entienda cuando, entre besos húmedos y apasionadas caricias, me susurre cosas como Mo ghraidh o Tha gaol agam ort… Las fanáticas de Outlander sabéis por dónde voy…

Yo lo que quiero es un highlander para mí solita.

Y resulta que cuando lo encuentro, pues que sí, que me mantiene todo el jardín en flor, pero también es un mentiroso y un manipulador.

Así que aquí estoy, en un nuevo trabajo que me va a costar la salud, con una novela a medias, y muy desatendida en ciertos aspectos que ahora que los he catado, me parecen esenciales. Y encima lo estropeo todo enamorándome de ese escocés de pacotilla.

Si es que mi vida da para una novela…

La cuestión es: ¿Querría leerla alguien?